Cómic 2#: Investigación del cerebro

por | MenteScopia

Haz click sobre la imagen, o aquí, para descargar el cómic en máxima calidad y para imprimir.

Lee todas las tiras en nuestra sección de cómic.

 

Avances Científicos y su Impacto en el Cuidado de la Salud Mental en el Siglo XXI

 

La evolución en el cuidado de la salud mental desde el pasado hasta la investigación en el presente, ha estado marcada por los importantes avances científicos. La práctica clínica del personal sanitario, basada en la evidencia científica, ha sido un avance significativo en el Siglo XXI.

La neurociencia se encarga de estudiar el sistema nervioso desde diversas perspectivas, con el objetivo de entender las bases biológicas de nuestras emociones, pensamientos y las enfermedades que pueden afectar estas interacciones. Con el continuo avance de la neurociencia y sus tecnologías, obtenemos cada vez más información, por ejemplo, sobre el impacto del estrés en nuestro cuerpo o los beneficios del juego y el deporte para nuestra mente.

Estos estudios, realizados por investigadores neurocientíficos y de otras ramas de la ciencia, podrían conducir al desarrollo de nuevos enfoques para tratar trastornos como la ansiedad, la depresión o la esquizofrenia. Además, estos avances reflejan un cambio hacia una atención más individualizada y efectiva en el campo de la salud mental, con un enfoque en la innovación terapéutica y la mejora continua de la calidad de vida de los pacientes.

 

¿Por qué es importante para la salud mental investigar en neurociencia?

 

La importancia de la neurociencia en el ámbito de la salud mental radica en su capacidad para observar y analizar la actividad cerebral en tiempo real, permitiéndonos comprender cómo reaccionamos ante situaciones como recuerdos negativos, amenazas o miedos. Esto podría ayudarnos a identificar cuando los trastornos mentales tienen origen en desequilibrios químicos, genética o experiencias pasadas.

Investigar el cerebro ayuda a comprender mejor la salud mental, ya que es el órgano central que controla nuestras emociones, pensamientos y comportamientos. Asimismo, la neurociencia permite identificar las bases biológicas de los trastornos mentales, lo que ayuda a mejorar el diagnóstico y tratamiento de condiciones como los trastornos de la conducta alimentaria.

Investigar el cerebro también contribuye a desarrollar terapias más efectivas y a reducir el estigma asociado a los problemas de salud mental al proporcionar una base científica para comprender y abordar estos trastornos de manera más precisa y empática.

 

Técnicas de neurociencia para investigar nuestro cerebro

 

Para estudiar la salud mental, se utilizan diversas técnicas de neurociencia que permiten investigar el funcionamiento del cerebro y su relación con los trastornos mentales. Algunas de las técnicas comunes incluyen:

  1. Resonancia Magnética Funcional (fMRI): Esta técnica permite visualizar la actividad cerebral en tiempo real al detectar cambios en el flujo sanguíneo, lo que ayuda a identificar áreas del cerebro activas durante diferentes tareas mentales o emocionales.
  2. Electroencefalografía (EEG): El EEG registra la actividad eléctrica del cerebro a través de electrodos colocados en el cuero cabelludo, lo que proporciona información sobre la actividad cerebral en relación con diferentes estados mentales.
  3. Tomografía por Emisión de Positrones (PET): La PET mide la actividad metabólica del cerebro al detectar la distribución de un radiofármaco, lo que permite estudiar la función cerebral en relación con trastornos mentales.
  4. Magnetoencefalografía (MEG): La MEG mide los campos magnéticos producidos por la actividad eléctrica del cerebro, lo que permite una alta resolución temporal para estudiar procesos cognitivos y emocionales.
  5. Estimulación Magnética Transcraneal (TMS): La TMS utiliza campos magnéticos para estimular áreas específicas del cerebro, lo que permite investigar la función y conectividad cerebral en relación con trastornos mentales.
  6. Espectroscopia de Infrarrojo Cercano (fNIRS): La fNIRS utiliza luz infrarroja para medir los cambios en la oxigenación sanguínea cerebral, proporcionando información sobre la actividad neuronal durante tareas cognitivas y emocionales.

 

La Inteligencia Artificial en Salud mental

 

La inteligencia artificial (IA) está teniendo un impacto significativo en el campo de la salud mental y la neurociencia. Algunos de los avances y aplicaciones clave de la IA en este ámbito incluyen:

  • Diagnóstico y evaluación. La IA puede ayudar a hacer diagnósticos más rápidos y precisos de problemas de salud mental, analizando datos clínicos, de imágenes y de comportamiento. Esto permite una detección y una intervención tempranas.
  • Terapia y tratamiento. La IA puede facilitar terapias más efectivas y personalizadas, adaptando los tratamientos a las necesidades específicas de cada paciente. También puede ayudar en el seguimiento y monitoreo de los pacientes.
  •  Investigación y desarrollo de fármacos. La IA está acelerando el diseño y desarrollo de nuevos fármacos para tratar trastornos mentales y neurológicos, analizando grandes cantidades de datos para identificar dianas terapéuticas prometedoras.
  • Apoyo a profesionales de la salud. La IA puede asistir a los profesionales de la salud mental en tareas como el análisis de datos, la generación de informes y la toma de decisiones clínicas. Esto les permite dedicar más tiempo a la atención directa a los pacientes.

 

Sin embargo, es crucial que el uso de IA en salud mental siempre cuente con la validación y supervisión de profesionales calificados. También se deben abordar preocupaciones éticas como la privacidad de los datos, la equidad y la transparencia en el desarrollo y uso de estas tecnologías.

 

Puedes ver un vídeo que resume el uso de Machine Learning en Salud mental en nuestro perfil de Instagram y TikTok.

MenteScopia un proyecto multimedia para divulgar información sobre enfermedades mentales y su prevención. Una apuesta por la educación en salud mental dirigida a la población adolescente y que conciencie a pacientes, familias y otros sectores sociales.

Una iniciativa organizada por PsyNal (Grupo de Psiquiatría Traslacional) y CIBERSAM (Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental) con la colaboración de FECYT – Ministerio de Ciencia e Innovación.

Con la colaboración de

Con el apoyo de

US