Cómic 7#: Drogas: uso clínico en Salud Mental

por | MenteScopia

Haz click sobre la imagen, o aquí, para descargar el cómic en máxima calidad y para imprimir.

Lee todas las tiras en nuestra sección de cómic.

 

¿Qué son los psicodélicos?

 

Una sustancia psicodélica es una droga que altera la percepción, los pensamientos y las emociones de una persona de manera temporal. Aunque aún queda mucho por investigar, psicodélicos como LSD, psilocibina, MDMA, ketamina y ayahuasca muestran beneficios potenciales prometedores en el tratamiento de trastornos psiquiátricos cuando se combinan con psicoterapia.

Estos beneficios incluyen la reducción de síntomas de depresión, ansiedad, trastorno de estrés postraumático o trastornos alimentarios, entre otros. Sin embargo, aún son necesarios más estudios de alta calidad a largo plazo antes de que estos fármacos puedan recomendarse para uso clínico rutinario.

Los psicodélicos y otras sustancias psicoactivas para el tratamiento de trastornos mentales solo pueden ser recetados por médicos, especialmente psiquiatras, y su uso se da en un contexto médico supervisado.

En cuanto a la investigación, se están llevando a cabo estudios clínicos a gran escala para evaluar la eficacia y seguridad de estas sustancias. Por lo tanto, la investigación y el uso clínico de psicodélicos y otras sustancias psicoactivas para trastornos mentales se está acelerando, pero siempre bajo la supervisión y prescripción de psiquiatras y en un entorno médico controlado.

 

 

¿Qué psicodélicos se usan para tratar patologías resistentes en entornos sanitarios?

 

El más popular, el cannabis y el cannabidiol (CBD), tienen usos clínicos variados, pero también presentan riesgos para la salud mental. El CBD, a diferencia del THC, no es intoxicante ni psicoactivo. Se ha propuesto como tratamiento para trastornos neurológicos como la epilepsia resistente al tratamiento, ansiedad, trastornos del sueño e incluso como tratamiento adyuvante para la psicosis. Sin embargo, estudios científicos han observado que el cannabis puede empeorar síntomas psicóticos positivos y negativos, así como síntomas psiquiátricos totales en la población general.

Por otro lado, la psilocibina es una sustancia química presente en ciertos tipos de hongos que crecen en casi todos los continentes, conocidas también como hongos (shrooms) o setas mágicas. Tienen el potencial de cambiar la percepción de la realidad de una persona, llevándola a ver, oír y sentir cosas que no están sucediendo en la vida real, o experimentar la realidad de una manera diferente.

Esta sustancia ingresa al cerebro a través de los mismos receptores que la serotonina, la hormona del cuerpo para «sentirse bien». Actualmente, se encuentra en fases avanzadas de ensayos clínicos dirigidos al tratamiento de diferentes patologías tales como la depresión o las adicciones.

Una tercera sustancia de interés son la ketamina y esketamina, que representan nuevas vías de tratamiento farmacológico para los adultos con depresión resistente. Producen una rápida mejoría de los síntomas depresivos, incrementa la conectividad entre neuronas e influyen positivamente en el estado de ánimo. Sin embargo, también pueden causar efectos secundarios. En un estudio exhaustivo realizado por un grupo internacional de expertos sobre su uso, entre los que se encuentran investigadores del CIBERSAM, la mayoría de los pacientes tratados no logran una recuperación funcional y sintomática completa.

 

Riesgos del consumo de psicodélicos

 

Fuera del ámbito sanitario, el uso de psicodélicos está en aumento entre usuarios de policonsumo de drogas, a pesar de su bajo riesgo de abuso o dependencia. Los riesgos asociados con estas sustancias pueden aumentar debido a su uso simultáneo con otras drogas, la percepción de bajo riesgo y su potencial para actuar como puerta de entrada a un consumo más amplio.

Aunque los psicodélicos pueden tener un perfil de riesgo relativamente bajo en términos de adicción física, su uso en combinación con otras drogas puede alterar sus efectos y aumentar la probabilidad de consecuencias negativas para la salud mental. Es fundamental promover prácticas de consumo responsable que minimicen los riesgos asociados con su uso conjunto con otras sustancias.

 

MenteScopia un proyecto multimedia para divulgar información sobre enfermedades mentales y su prevención. Una apuesta por la educación en salud mental dirigida a la población adolescente y que conciencie a pacientes, familias y otros sectores sociales.

Una iniciativa organizada por PsyNal (Grupo de Psiquiatría Traslacional) y CIBERSAM (Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental) con la colaboración de FECYT – Ministerio de Ciencia e Innovación.

También te podría interesar

Sustancias psicoactivas: una doble cara

¿Qué riesgos trae a nuestro cerebro el consumo de sustancias psicoactivas?

Adicciones y la fábula de la voluntad #12

Entrevista a Marta Torrens, coordinadora la Red de Investigación en Atención Primaria de Adicciones

Sustancias psicoactivas y Salud Mental

Con Álvaro Palma-Conesa, especialista en salud mental y adicciones en la Unidad de Patología Dual del Área de Salud de Ibiza y Formentera.

Con la colaboración de

Con el apoyo de

US