Cómic 8#: Psiquiatría en el siglo XXI

por | MenteScopia

Haz click sobre la imagen, o aquí, para descargar el cómic en máxima calidad y para imprimir.

Lee todas las tiras en nuestra sección de cómic.

 

¿Qué es la psiquiatría?

La psiquiatría es una especialidad médica dedicada al estudio, prevención, evaluación, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de los trastornos mentales, con el objetivo de restaurar la salud y conseguir la máxima reintegración de la persona con la mejor calidad de vida posible. 

Los psiquiatras son médicos especialistas que primero estudian la carrera de medicina y luego realizan la especialidad de psiquiatría (tras aprobar el examen MIR en España). Desde la consulta, se ocupan de la salud mental desde una perspectiva integral, combinando conocimientos médicos, psicológicos y sociales para mejorar la calidad de vida de las personas con trastornos mentales.

Las principales funciones de un psiquiatra incluyen:
– Establecer un diagnóstico a través de una evaluación integral que incluye examen mental, físico y análisis de laboratorio
– Brindar psicoterapia individual o grupal
– Prevenir y tratar problemas de salud mental, incluyendo trastornos psíquicos y emocionales
– Orientar sobre estilos de vida saludables y crianza positiva
– Prescribir tratamiento farmacológico cuando es necesario, siempre tras demostrar su efectividad en rigurosos ensayos clínicos

 

La psiquiatría del siglo XXI

La psiquiatría del siglo XXI se caracteriza por una serie de avances y retos que buscan mejorar la atención y el tratamiento de los trastornos mentales. Entre los aspectos más destacados, se incluyen: 

Psicofarmacología y neurociencia

– La introducción de nuevos psicofármacos ha revolucionado el tratamiento de los trastornos mentales.

– Los avances en neurociencia han permitido una mejor comprensión del funcionamiento cerebral y su relación con la enfermedad mental.

Psiquiatría de precisión

– El uso de biomarcadores sanguíneos y técnicas de neuroimagen abren camino hacia una psiquiatría más personalizada y efectiva.
– Los avances en precisión permiten diagnósticos más objetivos, tratamientos a medida y prevención de recaídas.

 Rehabilitación y reintegración

– Se busca la reintegración de los pacientes en la comunidad, evitando el internamiento prolongado en instituciones, como se suele mostrar aún en los productos de ficción (los conocidos “manicomios”).
– La rehabilitación psicosocial cobra importancia para mejorar la autonomía y calidad de vida de los pacientes.

 Promoción de la salud mental

– Se enfatiza la prevención y el fomento del bienestar psicológico a nivel individual y comunitario.
– Programas de promoción de la salud mental buscan reducir la prevalencia de trastornos y mejorar la calidad de vida.

 

Psiquiatría humanizada y segura del siglo XXI

Hoy en día, permanece la idea de que las personas con trastornos mentales son internadas, e incluso abandonadas en condiciones inhumanas, en manicomios. No obstante, la psiquiatría ha evolucionado a lo largo del siglo XX, tanto dentro de estos centros como en la búsqueda de nuevas visiones para transformar los tratamientos, hacia una psiquiatría social y humanizada, siempre basada en la evidencia científica.

Por tanto,la psiquiatría humanizada, en constante evolución, busca brindar una atención integral (tanto prevención como tratamiento) a las personas con trastornos mentales, respetando su dignidad, autonomía y derechos. Algunos de los principales aspectos de este enfoque incluyen:

– Invertir tiempo en establecer una buena comunicación con el paciente, utilizando un tono adecuado.

– Explicar claramente los tratamientos y procedimientos, empoderando al paciente en su proceso de recuperación.

– Diseñar planes de cuidados individualizados y personalizados.

– Implicar a la familia como parte esencial de la recuperación, respetando la intimidad y confidencialidad del paciente.

– Reducir la ansiedad y fomentar una visión positiva de la enfermedad mental.

– Concienciar a la sociedad y profesionales de que las personas con trastorno mental tienen una vida propia más allá de su enfermedad.

– Proporcionar cuidados que preserven la dignidad de la persona.

Para profundizar más en este punto, recomendamos el documental “Humanización en Psiquiatría: Más que una palabra”, en el que participan investigadores del CIBERSAM y colaboradores de menteScopia como Marina Díaz, Víctor Pérez o Ana González-Pinto.

 

La Psiquiatría preventiva y predictiva 

La Psiquiatría preventiva se enfoca en anticipar y prevenir trastornos mentales antes de que se manifiesten, utilizando estrategias personalizadas y participativas. Asimismo, las acciones preventivas se basan en la idea de que la salud mental es influenciada por factores biológicos, psicosociales y socioculturales. Este enfoque busca identificar factores de riesgo y aplicar intervenciones tempranas para evitar la aparición de enfermedades mentales o reducir su impacto. 

Por otro lado, la medicina predictiva es un campo, que cada vez tiene más importancia, que busca predecir el riesgo de desarrollar trastornos mentales y el curso de la enfermedad a partir de modelos matemáticos y datos científicos. En este sentido, posibilita terapias más eficaces y personalizadas o permite prever la respuesta a determinados tratamientos.

 

Promoción de salud mental: una pieza clave

La promoción de la salud mental en psiquiatría del siglo XXI se ha convertido en un tema crucial, con un enfoque en la prevención y el bienestar psicológico de las personas. Esto se consigue llevando a cabo programas y estrategias que fomenten un desarrollo psicológico y psicofisiológico óptimo para mejorar la calidad de vida a nivel individual y comunitario.

Estas intervenciones no solo buscan prevenir trastornos mentales, sino también promover un mayor bienestar mental y social, contribuyendo al desarrollo de sociedades más saludables y equilibradas. La promoción de la salud mental en el siglo XXI se basa en la creación de condiciones favorables a nivel individual, social y ambiental, con el objetivo de reducir la prevalencia e incidencia de trastornos mentales y mejorar la calidad de vida de las personas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la atención debe proporcionarse mediante una red de servicios interrelacionados que incluyan:

  • Servicios de salud mental integrados en servicios generales. Ofrecidos comúnmente en hospitales generales y en colaboración con personal de atención primaria no especializado.
  • Servicios comunitarios de salud mental:
    • Centros y equipos comunitarios de salud mental
    • Rehabilitación psicosocial
    • Servicios de apoyo entre personas de misma edad o condición
    • Servicios de asistencia para la vida cotidiana
  • Servicios de salud mental en servicios sociales y entornos no sanitarios:
    • Protección infantil
    • Servicios de salud escolar  

 

Biomarcadores

Los biomarcadores están jugando un papel cada vez más importante en la psiquiatría del siglo XXI, ofreciendo la promesa de una medicina de precisión más personalizada y efectiva. En el mundo de la psiquiatría, los biomarcadores son indicadores biológicos que permiten diagnosticar, monitorizar y tratar afecciones mentales.

Entre los biomarcadores más comunes en psiquiatría se encuentran:

  1. Hormonas: Nivel de cortisol, insulina, o hormona del crecimiento, que pueden estar relacionados con la depresión, el estrés o el trastorno de ansiedad.
  2. Neurotransmisores: Nivel de neurotransmisores como la serotonina, la dopamina o la norepinefrina, que pueden estar relacionados con la depresión, el trastorno de ansiedad o el trastorno bipolar.
  3. Genética: Variaciones genéticas que pueden aumentar el riesgo de desarrollar una afección mental.
  4. Imágenes médicas: Análisis de imágenes médicas como la resonancia magnética (RM) o la tomografía computarizada (TC), que pueden ayudar a diagnosticar y monitorizar afecciones como el trastorno de estrés postraumático (TEPT) o el trastorno bipolar.
  5. Análisis de orina: Análisis de orina para detectar biomarcadores como la kynurenina, que puede estar relacionada con la depresión.
  6. Análisis de sangre: Análisis de sangre para detectar biomarcadores como la interleuquina 6 (IL-6), que puede estar relacionada con la depresión y el estrés.
  7. Biomarcadores retinianos: indicadores biológicos que se encuentran en la retina del ojo y pueden ser utilizados para diagnosticar y monitorizar, por ejemplo, la psicosis o el trastorno bipolar.

Los biomarcadores en psiquiatría pueden ser utilizados para mejorar la precisión del diagnóstico, reducir el tiempo de diagnóstico y mejorar la eficacia del tratamiento. Sin embargo, es importante destacar que la detección de biomarcadores no sustituye al diagnóstico clínico y que la interpretación de los resultados debe ser realizada por un profesional capacitado.

 

MenteScopia un proyecto multimedia para divulgar información sobre enfermedades mentales y su prevención. Una apuesta por la educación en salud mental dirigida a la población adolescente y que conciencie a pacientes, familias y otros sectores sociales.

Una iniciativa organizada por PsyNal (Grupo de Psiquiatría Traslacional) y CIBERSAM (Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental) con la colaboración de FECYT – Ministerio de Ciencia e Innovación.

También te podría interesar

Con la colaboración de

Con el apoyo de

US